Publicado: 01/11/2018
Vigilante se mata de un balazo dentro de una granja
La noticia de la muerte de su padre la recibió hace diez días. Sus parientes aseguran que esto lo deprimió bastante.
Compartir Compartir
Se mató de un certero balazo.

@WebSatélite


Un vigilante de 44 años acabó con su vida disparándose con su arma en la cabeza.  Según ha trascendido, estaba deprimido por su padre falleció hace aproximadamente diez días. 


La desgracia ocurrió la noche del martes, en una granja de pollos situada a pocos metros del sector Heroica, en Moche. 


De acuerdo con fuentes policiales, Gilmer Felipe Esquivel, el guardián, estaba preocupado y triste porque su padre, que residía en Santiago de Chuco, había sufrido un derrame cerebral que lo dejó postrado en cama sin poder moverse. 


Asimismo, le carcomía el alma no poder viajar para visitarlo y atenderlo. Se cree que todo esto lo hundió en una depresión de la que ya no pudo salir. 


DESGARRADOR


Lamentablemente, hace diez días le llegó la más terrible noticia. Un pariente lo llamó para decirlo que su papá había dejado de existir.


La información, como era de esperarse, lo destruyó anímicamente. Al parecer se sentía culpable y con remordimiento de conciencia.


Sin poder soportar más, tomó la drástica decisión de suicidarse. 


Como vigilante solía usar un escopetín de fabricación artesanal para cuidar la granja. Fue precisamente con dicha arma que se quitó la vida.
Es preciso agregar que vivía en la granja misma, junto a su esposa y dos dos hijos.


Aproximadamente a las once de la noche, salió del espacio que ocupaba, caminó unos 30 metros, con dirección hacía un galpón de pollos, se apuntó a la cabeza y presionó el gatillo.


Cuando su esposa escuchó el disparo, salió a buscarlo. Lo encontró tirado, por lo que rápido llamó a sus hijos y estos, a su vez, a la comisaría de Moche.


Los agentes de esta delegación arribaron a la escena y confirmaron el fallecimiento.


Aparte de cuidar la granja, Felipe Esquivel solía trabajar por las mañanas como mecánico de autos.


El personal de la sección de Homicidios de la Divincri (San Andrés) también arribó a la escena.


De otro lado, los restos de la víctima fueron llevados a la morgue.

Banner Publicitario Banner Publicitario