Publicado: 13/03/2018
Sepultan restos de muchacha asesinada en Pacasmayo
Chica fue salvajemente golpeada, ultrajada y victimada a piedrazos. Deja a una niña en orfandad, quien se encuentra en un albergue infantil.
Compartir Compartir
Con cartelones, los pobladores de la jurisdicción alzaron su voz de protesta frente a la ola de violencia.

@WebSatélite


SAN JOSÉ. A más de una semana del asesinato de la joven Micaela Laman Acho, de 21 años, natural de Loreto, cuyo cadáver fue hallado en el sector ‘Jagüey’ del centro poblado San Martín de Porres, sus restos fueron sepultados por personas del lugar.


Los moradores expresaron su solidaridad con la mamá de la víctima, Nancy Acho Soto, y pidieron a las autoridades que el caso no quede impune.


Frases como “Justicia para Micaela”, “CP San Martín de Porres contra el Feminicidio”, “Nos queremos vivas, libres y sin miedo”, “Este cuerpo mío, no se toca, no se viola, no se mata”, se leían en las pancartas que portaban los acompañantes del cortejo fúnebre.


POBRE MADRE


Tras ser traído el cadáver de la ciudad de Trujillo, la noche del sábado por su madre, sus restos fueron velados en la vivienda del teniente gobernador, Salvador Tongombol Bautista, hasta el domingo a las 10 de la mañana.


De este inmueble, el grupo de personas partió hacia el cementerio ‘San Benito’ del centro poblado San Martín de Porres, para darle cristiana sepultura. Se supo que el nicho fue donado por el alcalde del distrito San José, César Chávez Paz.


Entre lágrimas y muy apenada, Nancy Acho Soto, quien llegó desde Loreto, madre de la mujer asesinada, refirió haberse enterado de la fatal noticia, a través de una sobrina residente en el distrito Urarina (Loreto) donde ella también vive.


Le reveló lo que leyó en la cuenta de Facebook del Centro Federado de Periodistas del Alto Amazonas y fue un mensaje transmitido por su homóloga institución (Centro Federado de Periodistas de las Provincias de Chepén y Pacasmayo), indicando el nombre de la fallecida y el lugar donde había sido encontrada.


HACE UN AÑO


Su hija (Micaela) -añadió la mortificada madre- partió de su terruño cuando tenía 16 años de edad y se trasladó a Lima. Luego decidió ir a San Martín de Porres, centro poblado del distrito San José, donde residió un año aproximadamente


Cuenta Nancy Acho que Micaela era una de cinco hermanos, tres mujeres y dos hombres.


En otra parte de su sentido mensaje, agradeció al alcalde de San José por la donación del nicho para sepultarla. De igual modo saludó los gestos nobles y solidarios que tuvieron los vecinos y autoridades.


Acongojada por la pérdida de su hija, asesinada la semana pasada, pidió se le haga justicia, a cuya causa se sumaron los pobladores, que invocaron a la Policía Nacional y Ministerio Público investigar este homicidio hasta dar con el autor o autores.


El dato


Micaela Laman deja a una pequeña en la orfandad, aunque se supo haber quedado al cuidado de la casa albergue infantil del distrito de Pacasmayo.

Banner Publicitario Banner Publicitario