Publicado: 11/06/2019
Por celos enfermizos habría asesinado a su pareja en Cartavio
Policías descubrieron que presunto feminicida era obsesivamente controlador con su pareja. Habría actuado loco de celos porque ella amenazaba con dejarlo.
Compartir Compartir
Presunto homicida siempre mostraba cierta postura posesiva en las fotos junto a su pareja.

@WebSatélite


Las investigaciones por la muerte de la joven pareja que fue hallada sin vida en la vivienda que alquilaban, en la localidad de Cartavio, está a poco de llegar a su fin. Todo apuntaría a que Juan Carlos Alvarado asesinó a Sandra Yumico Esquivel Flores (28) y luego terminó suicidándose.


Fuentes policiales informaron que de acuerdo con las primeras investigaciones la hipótesis que ha cobrado mayor fuerza es la del feminicidio y posterior suicidio por parte del homicida. La última evidencia que descartará cualquier tipo de duda es el resultado de la homologación del arma de fuego encontrada en el trágico escenario.


Allegados a la victimada relataron que el presunto homicida era obsesivamente posesivo en su relación, lo cual había traído problemas reincidentemente a la pareja. Según comentaron, los celos de Juan Carlos eran tan enfermizos que no lograba aceptar que Yumico conserve fotografías en su Facebook con su anterior pareja, quien falleció hace unos años, pero tuvo un hijo de su relación.


EL HALLAZGO


La escalofriante escena fue descubierta la tarde del último domingo por la madre de Yumico Esquivel. La progenitora llegó al inmueble donde se alojaba su hija junto a su conviviente Juan Carlos, ubicado en el barrio Leoncio Prado, en el sector El Ingenio, para dejarles almuerzo.


Según la versión de la madre de familia, ella tocó insistentemente la puerta durante varios minutos, pero no recibía respuesta. Temiendo de que la pareja haya peleado le pidió a un vecino que la ayude a ingresar.


Apenas se asomó a la habitación que compartía la pareja sintió que el corazón se le aceleró. Su hija estaba tirada sobre el suelo, en posición fetal, y cerca de ella se encontraba Juan Carlos tendido de espalda.  Ambos estaban semidesnudos y rodeados de charcos de sangre.


Destrozada, rompió en llanto y trató de reanimar a su hija, pero no había nada que pudiese hacer para salvarla. La joven tenía la piel helada y no presentaba signos vitales.


Peritos de criminalística llegaron para realizar las investigaciones. Precisaron que Yumiko tenía tres perforaciones de bala en el abdomen y Juan Carlos una en la oreja derecha.


A unos 30 centímetros del occiso hallaron una pistola modelo Glock, con serie UGW42, color pavonada, abastecida con una cacerina.


CELOS QUE MATAN


La actitud obsesivamente celosa de Juan Carlos era tan evidente que había sido advertida por sus amistades, quienes le hicieron llegar sus comentarios a través de las fotos de difundía en su cuenta de Facebook etiquetando a Yumico.


Justo a unas horas del crimen, una mujer le había dejado como comentario: “Romeo los celos enfermizos son dañinos”. Incluso esa actitud obsesiva era reconocida por el mismo muchacho, cuya aceptación quedó plasmado en un post que escribió el pasado mes de abril. “A pesar de la mala manía y mis celos innecesarios, sabes que te amo”, se lee, en tanto siguiendo el texto se disculpa públicamente por tal conducta.


Cabe mencionar que la investigación está a cargo del Departamento de Investigación Criminal de Paiján. Los detectives esperan el resultado de la homologación del arma de fuego con los proyectiles hallados en los cadáveres. También si las huellas dactilares en la pistola coinciden con las del presunto homicida. 

Banner Publicitario Banner Publicitario