Publicado: 07/08/2019
Maldito asesino confiesa el crimen contra taxista en Covicorti
Venezolano acusado de matar a taxista en asalto acepta haber perpetrado sangriento homicidio.
Compartir Compartir
Actúo con sangre fría.

@WebSatélite


Marcos David Colmenarez Ortiz (21), el venezolano acusado de matar a cuchilladas al taxista José Alberto Gonzáles Rodríguez (54), en Covicorti, se atribuyó la responsabilidad del homicidio. En efecto, el extranjero confesó ante las autoridades que la persona que le cortó ferozmente la yugular al padre de familia fue él.


Asimismo, relató con detalles la cruenta escena, ocurrida, como se sabe, la mañana del sábado 27 de julio. Lo hizo durante la reconstrucción del crimen, que se llevó a cabo ayer a la 1 p. m.


EXTREMA FRIALDAD


La diligencia se desarrolló en la misma calle en donde Gonzáles, sangrando profusamente, cayó al piso mientras el homicida escapaba tras haberlo acuchillado en el cuello.


En la declaración que brindó ante los investigadores, Colmenares explicó que abordó el taxi en la esquina de Pedro Muñiz con Roma, y que tras arribar a Covicorti, al promediar las seis de la mañana, intentó apoderarse del dinero que el chofer había reunido hasta ese momento.


Gonzáles, por su parte, se defendió como pudo. No estaba dispuesto a dejarse robar.


Pero entonces el homicida arremetió con el cuchillo, de unos 30 centímetros de largo. Y se lo clavó en el pecho y el abdomen. En total fueron ocho las furiosas estocadas. 


Pero la herida que le causaría la muerte al chofer fue la que le abrieron en el cuello: Colmenares le cortó la yugular y así selló su destino.


HAY MÁS


El extranjero dijo también que participó solo en el atraco. No obstante, los investigadores sospechan que en realidad tuvo dos cómplices. Se cree que intenta salvarlos. Lo único seguro, por lo pronto, es que, además de la confesión, se cuenta con las huellas que el rufián dejó en el arma homicida. Estas permitieron dar con él en tiempo récord. 


Marcos Colmenares fue detenido en la misma urbanización Covicorti. Vivía en un cuarto situado a solo dos cuadras de donde murió Gonzáles. La policía se encuentra ahora en plena búsqueda de los demás involucrados.


QUE MUERA


Los deudos de Gonzáles también asistieron a la reconstrucción del crimen. Entre ellos estuvo su hijo mayor, de 19 años. El menor, de 14, se quedó en casa con su madre.


Genaro Gonzáles, su hermano, invocó a las autoridades a procesar con severidad al extranjero y dictarle la máxima condena. A Genaro lo acompañó un grupo numeroso que también mostró su indignación. 


“Asesino —gritaba la gente—. Púdrete en la cárcel, maldito. Lo mismo te vamos a hacer”. 

Banner Publicitario Banner Publicitario