Publicado: 09/10/2018
Los cuerpos del Doctor muerte se exhiben durante octubre en Trujillo
El responsable de este trabajo de cuerpos humanos reales es el alemán Hunter Von Hagens o ‘el nuevo doctor Frankenstein’.
Compartir Compartir
Los órganos de las personas pueden ser conservados por 100 años.

@WebSatélite


Después de morir, nuestros cuerpos tienen diferentes destinos: una ceremonia de entierro en el cementerio o la repartición de las cenizas al mar. Otros, sin embargo, siguen desaparecidos o -por voluntad o por ser un NN- son puestos a exposición para un estudio de investigación. O aún más sorprendentes: los cadáveres llegan a ser expuestos en museos o galerías de arte.

Lo que pareció una historia extraída de un cuento de terror, es ahora una realidad: los cadáveres se conserven por mucho tiempo. Para ello, existen varios métodos como son la congelación, saponificación, corificación, momificación, calcificación, refrigeración y la plastinación. Este último se ha puesto de moda gracias al polémico médico alemán Hunter Von Hagens, quien ha conseguido importantes resultados en múltiples cadáveres y que expone principalmente en Europa. Y, ahora, la muestra está por primera vez en nuestra ciudad.

Las facultades de Medicina del mundo occidental trabajan con cuerpos humanos (sin vida) desde hace más de 100 años y a través de ellos hacen investigaciones para el avance de toda la ciencia médica. La diferencia con los demás cuerpos muertos es que estos no se descomponen. Con el formol se mantienen algunos órganos; sin embargo, se desprecian con el tiempo.

PLASTINACIÓN

Con la plastinación se puede mantener un cuerpo en el tiempo sin que llegue a descomponerse. Este formato se viene aplicando a los cadáveres de personas hace 20 años (y a los animales hace más de dos lustros). Esto se realiza para que los alumnos vean un cuerpo y lo puedan estudiar. La plastinación es una técnica en donde los líquidos y parte de la grasa de los órganos de un cuerpo inerte es reemplazado por un polímero en condiciones de vacío y congelación.

Este proceso de la plastinación demora 1500 horas y el secado puede tardar de una semana a un año. El cuerpo de plastinación puede conservarse durante 100 años gracias a los polímeros de la silicona. Esto debido a que se saca todos los fluidos del cuerpo, y le permite no entrar en descomposición.

LA HISTORIA 

El doctor Hagens empieza en el año 72 a aplicar esta plastinación a algunos órganos humanos. Luego hicieron lo mismo con una jirafa en el 87. Finalmente, el alemán se atrevió a presentar la primera exposición de Cuerpos Humanos en Estados Unidos en el 2002.

Esta exposición de Cuerpos Humanos Reales, de la productora Arriba el Telón, ha recorrido más de 40 países durante 5 años y después de instalarse en cuatro ciudades del Perú llega a nuestra ciudad y se exhiben ocho cuerpos humanos, ocho torsos y más de 100 órganos reales en el Mall Plaza hasta el 21 de octubre.

Los cuerpos que se visualizan en esta muestra han sido donados para la difusión de una cultura educativa. Además, la exposición cuenta con guías especialistas y guías virtuales que acompañan el recorrido, que tiene una duración de 45 minutos. Los espectadores quedan impactados al ver los diferentes órganos sanos y algunos dañados producto del tabaquismo (pulmón) e hipertensión (corazón).

A ojo clínico puede dictaminarse la edad que tienen; sin embargo, la productora de esta muestra asegura que no tiene un historial de las personas que fueron parte de estos cuerpos.

DONADOS

Estos 8 cuerpos que se exponen en las salas han sido donados y otros nunca fueron reclamados en las morgues y pueden conservarse en una temperatura ambiente. No requieren una temperatura especial. A todo eso no hay otro cuidado, excepto a que sufra un golpe.

Hagens sigue gozando de la vida con 73 años. Conocido para algunos como ‘el doctor muerte’, o ‘el nuevo doctor Frankenstein’, el alemán sigue impulsando sus proyectos de exhibición de animales y ‘plastinados’, a pesar de las acusaciones que recibe por su controversial muestra de cadáveres. Mientras tanto, nosotros nos quedamos a rogar por el mejor destino para nuestros cuerpos. 

Banner Publicitario Banner Publicitario