Publicado: 24/03/2019
La tierra de Salpo amenaza con tragarse a pobladores
La minería informal es la causa de enormes huecos que ponen en riesgo a pobladores. La comuna gasta en rellenar los pozos mineros, cuando ese dinero puede ser destinado al sector salud.
Compartir Compartir
Debajo del pueblo, la minería informal continúa destruyendo la geografía de Salpo.

@WebSatélite


El distrito de Salpo, en Otuzco, es una zona minera -que opera actualmente de manera informal-, cuya geografía ha sido moldeada de manera acelerada por los obreros desde 200 años atrás.

Esta actividad económica es el sustento principal de las pocas familias que se quedan a vivir aquí. Luego le sigue la agricultura, pero en menor proporción. La minería; sin embargo, se ha impuesto como mano de obra para los pobladores. Esto ha originado no solo el peligro de salud de los obreros, sino también la contaminación ambiental, y peor aún: la tierra de Salpo se abre debido a excavaciones informales y corre el riesgo de quedar aislado.

SALPO 
Luego de tres horas de viaje desde Trujillo para ascender a los 3400 m.s.n.m., donde se ubica nuestro destino, SATÉLITE llegó para constatar la realidad en que viven los 600 pobladores de dicho distrito.

A bordo del vehículo de un hijo predilecto de Salpo, Nehemías Sandoval Ascón, de 72 años, él nos reafirma que la minería ha operado en su pueblo desde dos siglos atrás, según le contaban sus abuelos. Justo, este año, Salpo conmemora 200 años de la llegada de su patrona Virgen de las Mercedes.

Proveniente de una familia que tenía extensos terrenos, Nehemías recuerda que desde los 8 años ya se dedicaba a buscar los minerales preciosos, como oro y plata, “para luego venderlos a don Rómulo Calvo”, dice.

Lo que se aprecia en Salpo es todavía más sorprendente. Un pueblo establecido en las faldas del cerro Ragash que está carcomido por la minería. Precisamente,
esto provocó que en febrero último el distrito llame la atención porque presentaba el hundimiento de tierra en la vía de la entrada principal, donde una persona resultó herida con la caída del volquete.
Actualmente, esta zona ya está rellanada en un 80%, según declara el alcalde, Julio César Ávalos Marcelo.

LA MINERÍA
Según el último informe de la Gerencia Regional de Energía y Minas, Salpo y Sanme, en la provincia de Otuzco, son dos distritos considerados pasivos ambientales debido a los mineros artesanales que contaminan al pueblo por los componentes químicos que utilizan.
“Sí se da la contaminación ambiental en Salpo por el material que procesan. Es una actividad económica de soporte para ellos, pero no podemos intervenir, solo realizamos proyectos productivos que contrarrestran un poco su labor”, asegura el alcalde.
Según menciona Nehemías Sandoval, en Salpo operaron dos mineras. En un portal web se conoce que en este distrito se asentó la Northen Peru Mining and Smelting entre 1922 y 1940, que extrajo minerales de plata.
Posteriormente, la compañía Runatullo operó entre 1947 y 1954, y volvió entre 1976 y 1984.
Después, algunas empresas realizaron estudios sobre el potencial minero de Salpo, pero sin resultados que les generaran interés. Esto alentó a que los pobladores de este siglo continúen operando en la minería y no opten por la agricultura, porque sus ingresos económicos son menores.

LA SOLUCIÓN
“Para nosotros, los recursos del municipio son muy limitados. Tenemos poco presupuesto y no hubo ayuda del gobierno regional para realizar los estudios de evaluación de riesgo antes de rellenar el enorme hueco que se formó en el pueblo”, asevera el alcalde, quien revela que invirtió 10 mil soles para subsanar este problema. Este dinero que pudo servir para programas de salud, educación que necesita la población.
Por las declaraciones de los entrevistados se entiende que Salpo es un pueblo ubicado sobre inmensos agujeros. Su tierra es una lámina donde abajo continúan sacando el oro, pese a que pocos metros se encuentra la comisaría.

Banner Publicitario Banner Publicitario