Publicado: 09/09/2018
La revancha de Perú contra Alemania | Crónica
La única vez que ambas selecciones se enfrentaron fue en México 70, donde los europeos se impusieron por 3-1. Después de 82 años, la blanquirroja regresa al país germano a cobrarse los goles.
Compartir Compartir
La selección peruana en la Copa del Mundo de 1970. Texto: Gustavo Rojas. Foto: Cortesía.

@WebSatélite

Si tuvieron que pasar 36 años para ver nuestra selección de regreso al Mundial, recordemos que no somos la única generación peruana que sufrió esta desgracia del fútbol. Para el certamen en México 70, habían pasado 40 años en que no habíamos asistido a ninguna cita mundialista. La anterior fue en Uruguay 30. Pero hay que rescatar la presencia de la blanquirroja en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 y el título obtenido del Torneo Sudamericano de 1939. Por eso, nuestro pase en 1969 al mundial charro fue muy celebrado.

La novena edición de la Copa Mundial de Fútbol se celebró en el país de ‘Chespirito’, del 31 de mayo al 21 de junio de 1970, con la participación de 16 selecciones.

El día de la inauguración fue domingo y todos los peruanos recordarán tan lamentable tarde de mayo, cuando un sismo de 7,9 grados en la escala de Richter azotó a las 3:23 pm. en Yungay. Muy lejos de nuestro país, miles de extranjeros provocaban un terremoto en el Estadio Azteca ante la apertura de México contra Unión Soviética, cuyo encuentro resultó sin goles.

Pasaron dos días para nuestro debut en el Mundial, cuando la tragedia del terremoto aún deambulaba por las cabezas de los seleccionados, a pesar de la concentración por dejarlo todo en la cancha. Y así lo fue. Los blanquirrojos remontaron a Bulgaria tras vencer 3-2, en el Estadio Nou Camp, León.

Según los cronistas, nuestros muchachos se enteraron de la triste noticia minutos ante de salir a la cancha para defender a nuestros colores. El primer tiempo demuestra el desgano y la preocupación de los seleccionados. Perú caía por 2-1, con descuento de Alberto Gallardo.

Sin embargo, el entretiempo de aquel encuentro fue trascendental y hasta milagroso. "Aramburú (el dirigente de la selección peruana) agarró tierra de una maceta que estaba fuera del camarín y dijo: ¡Muchachos, tierra del Perú, bésenla! Y nosotros, como éramos unos chiquillos, la besamos (risas) y salimos a jugar como unas bestias", relata el exmundialista peruano, Roberto Chale.

En seguida, con esta motivación, Héctor Chumpitaz y Teófilo Cubillas anotaron los goles que dieron la victoria al equipo rojiblanco.

En el siguiente partido, 6 de junio, los peruanos se lucieron tras vencer por 3-0 a Marruecos con doblete de Teófilo Cubillas (65' y 75’) y gol de Roberto Chale (67’).

Estos primeros triunfos provocaron que los blanquirrojos se confíen en avanzar a la siguiente rueda, para eso faltaba disputarse el tercer partido que fue con el líder del grupo 4 al que integraban, Alemania Federal.

Los teutones que se presentaron para este encuentro son los memorables: Sepp Maier, Horst-Dieter Hoettges, Karl-Heinz Schnellinger, Franz Beckenbauer, Berti Vogts, Klaus Fichtel, Wolfgang Overath, Uwe Seeler, Gerd Müller, Stan Libuda, Hennes Loehr.

Nuestro entrenador Didi definió el equipo peruano con Luis Rubiños, Orlando De La Torre, Héctor Chumpitaz, Nicolás Fuentes, Pedro Gonzáles, Ramon Mifflin, Roberto Challe, Pedro León, Teófilo Cubillas, Alberto Gallardo.

El comando verde de Alemania arrancó el partido en el país donde se consagró ‘El Sol’ (Luis Miguel), precisamente ese astro se hizo presente sobre el gramado del estadio de la ciudad León.

Luis Rubiños, con su vestimenta de color amarilla -igual que del balón- no pudo contenerse ante la presencia de Gerd Müller quien hizo gala de su sobrenombre el ‘Bombardero de la nación’ y sumó el hat-trick y solo Teófilo Cubillas restó la cuenta con un resultado de 3-1.

El estadio estaba repleto y se lucían las banderas tricolores de los alemanes (vigentes subcampeones del mundo) por todo el borde de la cancha como una crema de chantillí de negro, rojo y dorado que adorna una torta.

Los goles de Müller vinieron de manera sincronizada y con buen estilo a los 19’, 26’, 39’. Y antes de que finalice el primer tiempo, Teófilo Cubillas anotó el único gol vía tiro libre a los 44’. En el segundo tiempo, el marcador no se movería más por un insoportable calor que descontroló a los alemanes.

Cada vez que el histórico goleador de Alemania veía inflar las redes de nuestra selección, celebraba con júbilo, alzaba los brazos al aire, y recibía los ‘apapachos’ de sus compatriotas. La tribuna era una ola que saltaba en su asiento para celebrar el gol.

El castigo de haber perdido ante los europeos fue enfrentar en la siguiente fase a Brasil de Pelé (cuyo país ganó el torneo), donde permitió que Rivelino, Tostao, Jairzinho nos derroten 4-2, ante los goles de Gallardo y Cubillas. Así, nos despedimos certamen de fútbol, y ya no participamos en la siguiente disputada en Alemania 74, donde los anfitriones alzaron la Copa del Mundo, uno de los cuatros triunfos como se repitiera el plato en el 54, 90, y 2006.

Perú jugará por tercera vez en Alemania, luego de las otras dos veces que participó en los Juegos Olímpicos de 1936 donde ganamos a Finlandia por 7-3 y a Austria por 4-2.

Nuestra selección regresa a la tierra de los teutones para enfrentarse por segunda vez en la cancha de fútbol. Los anfitriones perdieron sus dos últimos partidos como local ante sudamericanos (2-4 ante Argentina en el 2014 y 0-1 ante Brasil en marzo de 2018).

De aquel histórico y primer encuentro entre Alemania y Perú, los goleadores Gerd Müller y Teófilo Cubillas continúan vivos. El primero está reconocido como uno de los cinco mayores goleadores de la historia tras tener en su haber 701 anotaciones. Diez de ellos los concretó en México 70. Mientras que nuestro ‘Nene’ se impuso con 5 en dicho certamen. Sin embargo, a diferencia de nuestro mediocampista, Müller padece de Alzheimer, cuya información fue dada a conocer el 6 de octubre del 2015.

"Un terremoto dejó más de 50 mil muertos dos días antes, y gracias a Dios le pudimos dar esa alegría al pueblo peruano", fue la frase con la que Cubillas recuerda de la remontada ante Bulgaria. Así, a pesar de un encuentro amistoso, este partido histórico contra Alemania, los dirigidos de Gareca tienen el deber de imponerse ante los anfitriones y regalarnos sonrisa y respiro ante los terremotos de corrupción y contaminación política de nuestros tiempos.

Banner Publicitario Banner Publicitario