Publicado: 10/01/2018
La Jauría ordenó matanza en venganza por tráfico de terrenos
Niña de solo 4 años vio cuando sicarios le dispararon a su madre. Joven intentó detener a criminales que asesinaron a su suegro y su concuñado.
Compartir Compartir
Las calles se tiñeron de sangre.

@WebSatélite


Desde el techo de una casa abandonada disparó uno de los sicarios que ayer acabaron con la vida de tres personas en la manzana M del sector Villa Hermosa, entre La Esperanza y Huanchaco. El criminal abrió fuego sobre el taxista Garrison Hoober Cruz Chunga (31), que recibió cuatro balazos en la espalda. También acribilló a Walter Francisco Villegas Loloy (56) y a Robert Walter Villegas Charcape (32). El primero también perdió la vida. El segundo (hijo de Walter) sobrevivió al demencial atentado. Como se sabe, los tres bebían en la calle, frente a la casa en donde habían velado a una sobrina que había fallecido de cáncer.


Pero este no fue el único frente de ataque de los homicidas: según fuentes de la policía, otro individuo les disparó a las víctimas desde una moto lineal.


Terminado el trabajo, el que había trepado al techo saltó a la calle y corrió hacia la moto para escapar. Hasta ahora no se sabe de qué banda eran. 


NO ERA PARA ELLA 


Cuando los criminales estaban a punto de fugar, Yesica Alexandra Fernández Aguado (21), nuera de Walter Villegas, salió de la casa y se abalanzó sobre ellos con una botella en las manos, pero uno le disparó en la cabeza.


[LEE: Huanchaco: Sicarios en moto matan sin piedad a 3 personas]


El proyectil le cayó en el ojo derecho y le causó la muerte al instante. La policía afirma que no era ella a quien buscaban los asesinos, pero igual acabaron con su vida, en represalia por intentar detenerlos.


A quien en realidad querían eliminar, a como diera lugar, era a Garrison Cruz. De él se supo que en el pasado integró ‘La Jauría’, pero que en cierto momento pasó a formar parte de la banda del ‘Bocón Robert’ (dedicada también a la extorsión, el robo y el asesinato por encargo). La policía cree que sus antiguos cómplices lo asesinaron por una disputa que enfrenta a las dos organizaciones por el tráfico de terrenos en Huanchaco y La Esperanza. Según esta hipótesis, Cruz era el encargado de supervisar los predios invadidos.


Con respecto a Walter Villegas Loloy, se supo que, aparte de ser suegro del tal Garrison, era dueño del restaurante ‘El Fino’, situado en el sector La Posa (Buenos Aires), donde además vivía; lamentablemente, estuvo en el lugar y la hora equivocados.

 

ELLOS TAMBIÉN VIERON 


De otro lado, los testigos han relatado que el triple crimen ocurrió frente a más de 10 niños (miembros, también, de la golpeada familia) que a esa hora jugaban en la calle, corriendo alrededor de los fallecidos. Entre ellos se encontraba la hija de Yesica, de solo 4 años de edad. Ahora los deudos reclaman justicia.


Los cuerpos fueron sacados de la morgue pasado el mediodía de ayer. A esta hora de la tarde, aún son velados en sus viviendas.

Banner Publicitario Banner Publicitario