Publicado: 10/07/2018
La Esperanza: acusan a examante de mandar matar al alias Suco
Deudos sospechan que mujer está detrás de salvaje crimen. Sin embargo, la policía capturó al sicario en tiempo récord y este dijo que recibió la orden desde el penal.
Compartir Compartir
Luis Alberto Díaz Miranda conocía a la víctima, son del mismo barrio.

@WebSatélite


Los deudos de Santos Alejandro López Guevara (39), asesinado de siete balazos junto a uno de sus amigos, en La Esperanza, están convencidos de que una examante, cuyo nombre han preferido no revelar por el momento, ordenó el crimen, aunque el autor de los disparos, detenido minutos después de que presionara el gatillo, dijo que la orden se la dieron desde el penal. La policía aún investiga el caso.


“Él ya no quería regresar con ella —relató, en entrevista con SATÉLITE, uno de los hermanos de López, que prefirió mantener su identidad en reserva—. Sin embargo, al parecer la mujer no aceptaba esto. Nosotros sabemos su nombre, pero lo mantendremos en secreto porque tiene que pagar lo que ha hecho. El domingo (día del crimen), Santos estuvo en un campeonato de fulbito que disputaba su barrio en el colegio San Francisco de Asís. De la casa salía siempre con su pistola (la cual adquirió por seguridad), pero ese día, ella le dijo que no la lleve porque de lo contrario no lo dejarían entrar al plantel. También le dijo que vaya sin los hombres que solían cuidarlo”.


Finalizado el torneo, Santos López, conocido por la policía como ‘Suco’, se dirigió con un grupo de amigos a la vivienda de Segundo Asunción Briones Gallardo (40), situada frente al colegio, pues este celebraba su cumpleaños.


Poco después, justo cuando Briones le alcanzaba un plato de torta, apareció un sicario que le disparó tres veces. Acabó en el piso, sangrando profusamente.


Briones trató de reanimarlo, pero correría la misma suerte: como el sicario no había dado por terminada aún su misión, se acercó a López y volvió a dispararle, cuatro veces más, apuntando ahora a su cabeza. Lamentablemente, los proyectiles le cayeron también a su amigo.


LO DEFIENDEN 


Los deudos aseguran que Santos López era un empresario en ascenso. “Tenía un lavadero de autos en La Esperanza, cerca del Senati, y además alquilaba taxis —sostuvieron—. De manera que ganaba lo suficiente para vivir holgadamente. Al parecer esto generaba la envidia de muchas personas… pero él no era delincuente… y nunca se involucró en actos criminales”


Sin embargo, a pesar de lo dicho por la familia, el jefe de la policía en La Libertad, general César Vallejos Mori, dejó entrever que López formó parte de ‘El Gran Marqués’, organización dedicada a la extorsión, el tráfico de drogas y el asesinato por encargo. Incluso se sabe que el Poder Judicial había ordenado que lo arresten.


De otro lado, Francisco Briones Gallardo, hermano del otro finado, vino de Lima tras enterase de lo sucedido.


“Él (Segundo Asunción) ha sido víctima de las circunstancias —expresó—. No estaba metido crímenes ni andaba en malos pasos. Su único pecado fue querer celebrar su cumpleaños junto a sus amigos, sin imaginar que a uno de ellos lo iban matar. Deja esposa y tres hijos”.



Banner Publicitario Banner Publicitario