Publicado: 09/10/2018
Investigan muerte en Guadalupito y quema de material electoral
Bala perdida le cayó a muchacho de 22 años que trabajaba para ayudar a sus hermanitos. Chico aguardaba resultados de boca de urna cuando se desató infierno.
Compartir Compartir
Investigan muerte en Guadalupito y quema de material electoral.

@WebSatélite


Jordan Junior Valderrama Crisanto, de 22 años, es el muchacho que perdió la vida la noche del domingo en el infernal tiroteo que se desató en Guadalupito, Virú, durante el conteo de actas electorales. Según las primeras investigaciones, una bala perdida acabó con su vida. Lo que no ha quedado claro aún es si el disparo lo efectuó un militar, un policía o un civil.


La seguridad en el colegio Luis Valle Goicochea (donde tuvo lugar el homicidio) estuvo a cargo de 16 policías y 4 miembros del Ejército.


Brigido Crisanto Santiago (62), abuelo del joven, relató que este se encontraba en el frontis del plantel (a unos metros de su casa), aguardando los resultados a boca de urna, cuando de pronto se produjo una batalla campal.


A su primo, Gian Collantes Paredes, de 25 años, una bala le rozó el pecho. Gian relató que simpatizantes de varios partidos se amotinaron en los exteriores de la institución y que unos hombres con ropa militar abrieron fuego para disuadirlos.


“Eran alrededor de las nueve de la noche —explicó el sexagenario—. La gente no estaba contenta con los resultados y quiso entrar al colegio para robar las ánforas. Alguien cortó la luz de todo el pueblo y la situación empeoró. Creemos que por eso la policía empezó a disparar”.


Tras resultar herido, Jordan fue auxiliado por sus vecinos, que lo cargaron y en una camioneta lo llevaron a la posta. Pero no sobrevivió al traslado.

 

LAMENTABLE 


El proyectil le perforó la pelvis al chico. Ingresó de arriba hacia abajo y se quedó alojado en su interior, según fuentes del Instituto de Medicina Legal. La Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Virú, a cargo del fiscal Joseph Quezada Sánchez, investiga quién efectuó el disparo.


Jordan era el mayor de cinco hermanos y trabajaba como peón en el campo para ayudar a su madre, Dina Crisanto, una humilde ama de casa debe velar por sus pequeños de 10, 8 y 3 años de edad.


“Ayudaba a sus hermanitos. Ahora la señora se ha quedado sola. Pedimos que le hagan justicia y que no se aprovechen de su condición”, expresaron los vecinos.


DESCONTENTOS


De otro lado, los personeros y simpatizantes de Todos por el Perú y el APRA se mostraron en desacuerdo con la manera cómo se desarrolló el proceso electoral en su localidad.


“Cuando la turba trataba de entrar a la fuerza, exigiendo las ánforas para que no quemen todo, les dijimos a los de la ONPE que las entreguen para evitar una tragedia, pero ellos no quisieron. Dijeron que su trabajo era proteger hasta el último los votos”, relató una aprista.


Los de Todos por el Perú señalaron que cuando se dieron cuenta de las irregularidades, le informaron al personal de la ONPE, pero no fueron escuchados.

 

INVESTIGAN


Se sabe que fueron unas 400 personas las que alteraron el orden, incitando a la población a ingresar al colegio para destruir el material electoral. Algunas portaban armas de fuego, artefactos pirotécnicos, piedras, botellas y palos. Treparon por la parte posterior y, haciendo disparos, lograron abrir el portón.


Mientras un grupo quemaba el material, simpatizantes de diferentes partidos se enfrascaban en una pelea. Jordan se llevó la peor parte al ser herido mortalmente. Y el policía Jorge del Aguila Rengifo sufrió lesiones al recibir una golpiza.


Para restablecer el orden, fue necesario el apoyo de efectivos de Chimbote. Segundo Juan Vílchez Cabrera quedó detenido para ser investigado por violencia y resistencia a la autoridad en forma agravada y disturbios, sustracción y quema de material electoral. 

Banner Publicitario Banner Publicitario