Publicado: 05/06/2019
Horna no paga reparación civil a deudos de tragedia en La Libertad
Gerente fue condenado a 10 años de cárcel en el 2017, pero hasta ahora no lo encuentran.
Compartir Compartir
Víctor Pacherres perdió a sus dos hijos en la tragedia.

@WebSatélite


Han pasado más de seis años desde que un bus de la empresa Horna cayó a un abismo en Otuzco y originó la muerte de 40 personas. Sí, han pasado más de seis años, y hasta ahora los deudos no encuentran justicia. Así lo expresó Víctor Manuel Pacherres Chiroque (62), padre de dos muchachos que perdieron la vida en el accidente y actual representante de las familias.


En entrevista con SATÉLITE, Pacherres comentó que el gerente de la empresa, Edward Horna Villavicencio, se encuentra prófugo desde agosto del 2017, cuando el Poder Judicial lo condenó a 10 años de prisión efectiva y al pago de una reparación civil de 120 000 soles a favor de cada representante legal de los deudos y 70 000 soles para cada una de las siete personas que sobrevivieron.


Por supuesto, Horna apeló la sentencia. Esta será resuelta el 12 de junio, a las 10 a. m., en la Corte Superior de Justicia. 


El tribunal que revisará el caso lo integran los jueces Norma Carbajal (presidenta), Jorge Colmenares Cavero y Manuel Sosaya López. Por el lado del Ministerio Público estará la fiscal Patricia Rabines.


“Pedimos que la audiencia se desarrolle de manera imparcial y justa, sin manipulaciones o arreglos bajo la mesa”, expresó Pacherres.


En junio del 2018, Horna fue incluido por el Ministerio del Interior en la relación de las personas más buscadas. Por información sobre su paradero, se ofrece una recompensa de 20 000 soles. Pero a pesar del incentivo, hasta ahora se encuentra como no habido.


TREMENDA ANGUSTIA


Pacherres cuenta que sus hijos, Luis Felipe (32) y Raúl Samyr (22), regresaban a Trujillo cuando el bus se despistó y fue a parar al río Moche. Sucedió el 13 de abril del 2013, alrededor de las cuatro y treinta de la madrugada, en el kilómetro 70 de la carretera de penetración a la sierra.


“Luis trabajaba como capataz en el proyecto Marcahuamachuco —agrega—. Y Raúl era psicólogo y había viajado a la capital de Sánchez Carrión para postular a una plaza de docente en un colegio”.


Es importante recordar que hay dos personas cuyos restos nunca aparecieron: el médico Oscar Mendoza y el ingeniero John Sedano. Los rescatistas los buscaron durante semanas, pero no los encontraron. Sus familias continuaron  después, aferradas a una esperanza, sin embargo, hoy deben conformarse con velar fotografías. Se presume que los cuerpos quedaron atascados entre las piedras del fondo.


NO CONFÍAN


Manuel Pacherres Chiroque también anunció que solicitarán que un representante de la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) asista a la audiencia.


“Solo queremos un juicio público, justo y moral —acota—. Se trata de un caso muy delicado y trascendente, en el que murieron 40 personas”. 

Banner Publicitario Banner Publicitario