Publicado: 25/02/2018
El regreso del artista ‘Kiko’ Areu a Trujillo después de 30 años
Rodolfo realizó programas televisivos en Trujillo en la década de los 70. Luego viajó al extranjero donde incursionó en los mejores circos del mundo.
Compartir Compartir
Rodolfo Areu realizó sus shows artísticos durante 30 años en el extranjero. Texto: Gustavo Rojas.

@WebSatélite


Los Areu son originarios de España. Uno de ellos es Rodolfo, quien nació en Trujillo (Perú), y tras viajar alrededor del mundo y los años, reconoce que su apellido está consagrado como sangre de artistas. Después de vivir tres décadas en el extranjero, retorna a la ciudad que lo vio nacer para mostrarnos su desempeño circense y multifacético como lo hacía en los 70, frente a una pantalla de Tv. en blanco y negro.

 

LOS INICIOS

Su padre, Coco Areu, fue criado desde pequeño en nuestra localidad, a manos de Guillermo Larco Cox (quien fuera alcalde de Trujillo en dos periodos desde 1964 a 1969, por el Apra). Gracias a su padre de raíces españolas, Rodolfo aprendió el arte de ser trapecista, fonomímico, compositor, torero, músico. Todo un chansonnier. Es decir, un artista impecable y completo.

“Mi abuelo era bailarín de Tap y trabajó con Charles Chaplin. Mi bisabuelo también era bailarín en la época de la opereta. Todos ellos son de España”, reconoce Rodolfo.

“Desde pequeño continúe esa rama de la comicidad, baile, actuación y complementé con el circo por cerca de 30 años en el extranjero”.

Comenzó en el ruedo del arte como payaso. Se hacía llamar ‘Fosforito’. Tiene su hermano de renombre ‘Tachuelita’, que también le acompañaba en las presentaciones. Rodolfo era el libretista de su hermano.

Cuando ingresó al circo de las ‘Águilas humanas’, viajaba con su padre para sus presentaciones y cada tres meses regresaba a Trujillo. Ahí sintió los signos y síntomas del mundo circense, y le gustaba realizar los trapecios, por ejemplo. Empíricamente, empezó a meterse en el arte.

“A mí me conocen como Quico Areu porque mi padre era Coco y entonces en las ferias nos presentaban como hermanos, porque éramos bastantes parecidos. Y nuestros nombres sonaban bastante bien”, recuerda Rodolfo.

Empezaron a trabajar en televisión, en el canal 6, a inicios de 1970. Empieza con el Studio 69, uno de los primeros programas en vivo. Rodolfo, apenas tenía 12 años. Ellos se dedicaban a animar el programa infantil.

Luego viene el Show de la Dominó, a los 14 años. Tenía un segmento de buscar ‘nuevas estrellas’. Ahí, Rodolfo incursionó como conductor. De ese programa que se emitía los sábados por la tarde, aparecieron artistas que ahora son renombre como Tania Castillo, Richard Guarniz, Tommy Rodríguez, Las Gavilanes, Blanca Mendez, Tito Eduardo Nacarino, Leoncio Burgos. “Todos eran jovencitos. Toda la farándula empezaba a concentrarse ahí”, recuerda Rodolfo, quien nació el 15 de febrero de 1955.


30 AÑOS AFUERA

En 1990, cuando Alberto Fujimori es elegido presidente del Perú, Areu se va para Europa. Los cinco primeros años se dedica a trotar por Europa (donde conoció Francia, Inglaterra, Japón, Taiwán, Portugal, España). Los otros 25 años, se queda a residir en México, donde se casó y ya no quería salir de las tierras aztecas.

Tiene cuatro hijos. Una hija, en Trujillo. Otra, en Estados Unidos, y los otros dos, en México.

“Todos los Areu están metidos en el arte. En México descubrí que un hermano de mi padre es director cinematográfico. E Irina, otra hermana de mi padre, trabaja en Televisiva. Su última telenovela lo realizó con el premio mayor Wicho Dominguez. Así mi hijo también se metió a la actuación cinematográfica”.


EL RETORNO

Resalta que él es cómico (hace reír al público sin hablar), ecuestre, trapecista, malabarista, comediante, bailarían. Todo un chansonnier, como su padre.

“Ahora vengo a quedarme en Trujillo para rescatar acá el talento joven. Quiero que me apoyen para yo apoyarlos. Estoy preparando lo mejor de mi repertorio de ingreso a Trujillo para abril. Quiero que la gente sepa todo lo que avancé durante todo este tiempo ausente”, menciona Areu.

A sus 63 años, Rodolfo tomó la valiente decisión de volver a su Trujillo (por un tiempo indeterminado) porque quiere transmitir todo su aprendizaje a los jóvenes, como también presentar su reportorio a la ciudadanía.

“Estoy muy feliz de volver a Trujillo, luego de 30 años. Me pierdo en Trujillo. Lo veo bastante cambiado, pero tengo un espectáculo que lo quiero mostrar cuanto antes”, menciona con mucha ilusión Rodolfo.

Así será, solo faltan las cámaras, luces y acción para desatar el escenario en aplausos por su retorno, por enganchar de chicos a grandes, sin necesidad de un celular, sino con el valioso talento de los gestos y la destreza corporal que ‘Kiko’ Areu posee.

Banner Publicitario Banner Publicitario