Publicado: 11/03/2018
Comerciante e hija luchan por su vida tras envenenamiento
Padre de familia que fue encontrado envenenado en su departamento está grave; su hija de 9 años también sigue internada.
Compartir Compartir
Las víctimas fueron encontradas en departamento.

@WebSatélite


El comerciante Felipe Humberto Yabar Flores, de 57 años, se debate entre la vida y muerte en una camilla del área de emergencia del hospital Belén, donde fue internado de urgencia la noche del último viernes, tras ser encontrado envenenado en su departamento ubicado frente a la Plazuela Pinillos, en la urbanización Torres Araujo. Los médicos han informado que el pronóstico de Felipe no es muy esperanzador, pues sufrió graves daños en su organismo luego de beber un líquido tóxico.


En similar condición fue hallada su hija de 9 años, quien ingirió la misma sustancia. El estado de la pequeña es estable y viene recuperándose. La que no logró sobrevivir fue Lucía Eugenia Cacique Chávez, de 52 años, esposa de Felipe y madre de la niña.


Alrededor de las 10.00 de la noche, los dos hijos mayores de la pareja, con la ayuda del vigilante del condominio, tuvieron que romper la cerradura para ingresar al departamento, pues, aunque estuvieron tocando durante una hora, nadie les abrió.   


Lo jóvenes se llevaron una terrible sorpresa al hallarlos a los tres inconscientes y botando espuma por la boca; pero para entonces Lucía, quien también era comerciante, ya había fallecido en la sala, a pocos metros de su hija.


Los agentes de la comisaría de Ayacucho llegaron al lugar de los hechos para recoger algunas evidencias.


HALLARON MENSAJE

Según trascendió, durante la inspección policial encontraron en la pared de la sala un mensaje escrito con lapicero; aunque las palabras son ilegibles, se presume que alguno de los esposos lo habría realizado poco antes de la tragedia.


Asimismo, tirado en el piso de la entrada del baño, encontraron un pedazo de un sobre (de colores plomo, armarillo y azul), en el que se leía “uso veterinario”. De otro lado, en el lavadero de la cocina y en una taza había rastros de un líquido de color rojo con anaranjado, lo que habrían bebido las víctimas.


La policía investiga si los esposos habían tomado juntos la decisión de ingerir el veneno, o uno le dio al otro, con engaños, la mortal bebida al igual que a su hija. Los deudos, como es compresible, han preferido no brindar declaraciones.


Lo que se sabe es que los esposos se dedicaban a la venta de ropa desde hace varios años. Adquirieron un puesto en la calle Sinchi Roca, cerca al mercado Mayorista. Precisamente, en noviembre, Lucía Cacique se desapareció tras cerrar su negocio, tiempo después fue encontrada en El Porvenir.


DESAPARECIDA

Su hija mayor denunció en ese entonces que la madre de familia había salido en dirección a su departamento, pero no llegó esa noche. Su esposo y sus hijos se quedaron en el puesto viendo un partido de futbol de la selección peruana, pero cuando retornaron a la casa, a las 11.00 de la noche, no encontraron a la comerciante.


La hija de Rosmery comentó que la mujer de negocios padecía de psicosis y que seguía un tratamiento médico que le permitía llevar una vida normal.


Banner Publicitario Banner Publicitario