Publicado: 20/03/2019
Cobradora de combi le rompe un tobillo a chica
Víctima denuncia que cobradora le metió un patadón frente a su esposo tras fuerte cruce de palabras
Compartir Compartir
La agraviada pidió que se proteja su identidad.

@WebSatélite


Una muchacha de 22 años, empleada de un estudio contable, denunció que una mujer que trabaja como cobradora de combi le fracturó el tobillo derecho luego de un iracundo cruce de palabras. La agresión se produjo el sábado, al promediar la una de la tarde. Desde entonces, la chica (de iniciales A. S. R.) se encuentra internada en el Hospital Belén, a la espera de que la operen para que vuelva a caminar.


En entrevista con SATÉLITE, la agraviada aseguró que la agresora, de 21 años, se llama Yuriko Sandoval Echevarría y trabaja para la empresa Corazón de Jesús, que cubre la ruta Trujillo – Laredo. “Mi esposo también trabaja en las combis que van a ese distrito —agregó—, pero él es chofer de la empresa Señor de la Misericordia”.


Cuenta la muchacha que como el sábado no llegó el cobrador que debía salir con su marido, este le propuso que lo acompañe. Ella, por supuesto, aceptó. De modo que solo por ese día se convertiría en cobradora de combi.


La jornada transcurrió con normalidad durante la mañana. 


Pero sobre el mediodía, los esposos tuvieron un percance: otra combi se atravesó violentamente en su camino en la avenida América, a la altura del hospital Lazarte.


Y la cobradora, que según la afectada era la tal Yuriko, los insultó y los amenazó, sobre todo a ella, que se atrevió a responderle. 


“Estaba furiosa porque íbamos adelante y recogíamos más pasajeros —explicó—. Y solo porque le reclamé, dijo que no sabía con quién me había metido”.


Una vez en Laredo, la joven y su marido se estacionaron para contar el dinero antes de ir a almorzar. Ella estaba atrás. Fue en tales circunstancias que apareció la acusada y, tras abrir intempestivamente la puerta y subir, la pateó dos veces en el tobillo, pero con tal violencia que se lo fracturó. La chica trató de pararse, pero fue en vano. Su esposo debió llevarla de inmediato al Belén para que la atiendan.


Desde el nosocomio, relató también que la policía detuvo a la cobradora esa misma tarde, pero la dejó ir al día siguiente debido a que ella no pasó por el médico legista. “No hubo atención”, dijo. Sin un documento que acredite las lesiones, la Fiscalía debió liberarla.

Banner Publicitario Banner Publicitario