Publicado: 14/05/2019
Balean a papá de 18 años por no dejarse robar en La Esperanza
Salvajes delincuente le dispararon en el estómago cuando regresaba a su casa tras comprar cigarros.
Compartir Compartir
Axel Caballero, 18 años, recibió un disparo en el abdomen.

@WebSatélite


Un muchacho de 18 años resultó con una grave herida de bala en el estómago durante un asalto en la puerta de su casa, en La Esperanza. Al respecto, los testigos señalaron que los responsables de dejarlo agonizando fueron dos ladrones que intentaron robarle su celular.


Los criminales no dudaron en presionar el gatillo solo porque se atrevió a ofrecer resistencia. El chico fue internado primero en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Clínica Fátima; después lo trasladaron al Hospital Regional.


Su nombre es Axel Fabricio Caballero Flores y aún se encuentra en el nosocomio del Minsa. El episodio en el que lo dejaron con la vida pendiendo de un hilo se produjo el domingo, alrededor de las seis de la tarde.


Tras ello, su abuela y otros familiares lo llevaron a la clínica para su inmediata atención.


MALDITOS LADRONES


Si bien la familia ha decidido no pronunciarse sobre el caso, algunos parientes cercanos, como su hermana menor, brindaron algunos detalles.


La joven relató que, antes de que le disparen, Axel Fabricio estuvo en su domicilio (en la cuadra 11 de la calle Félix Aldao) celebrando en familia el ‘Día de la Madre”. “En eso salió a comprar cigarros —agregó—. Y cuando ya estaba de regreso, lo quisieron asaltar… Fue justo en la puerta de la casa. Pero no se dejó”.


Durante el forcejeo, uno de los rateros, furioso, desenfundó una pistola y, en una demostración de extrema crueldad, puso el cañón en el estómago de Axel y abrió fuego. Queda claro que su intención era matarlo.


Después el delincuente y su cómplice escaparon en una moto, dejando al chico tendido en la pista, sangrando profusamente y al borde de la muerte.


ANGUSTIA


María Carranza Cueva (65), abuela de Axel, se limitó a decir ante la policía que ignora el móvil del ataque.


“Por aviso de los vecinos, salí de mi casa y vi a mi nieto tirado —explicó—. No sé qué ha pasado, solo atiné llevarlo a la clínica”.


Por su parte, la joven esposa del muchacho, que prefirió no identificarse, comentó que este trabaja cambiando bombas de agua. Ambos son padres de un niño de solo un año de nacido. 


NO TIENE PIEDAD


Debemos agregar que Axel no es el primero al que le disparan por no dejarse robar. En marzo, María Pérez Vega, de 49 años, murió tras recibir un balazo en el pecho solo porque se aferró a sus pertenencias. Sucedió en el Alto Trujillo, exactamente en el Barrio 6A.


Según los informes de la fecha, María se dirigía a su domicilio en un taxi, y cuando llegó, los maleantes intentaron robarle. Desesperada, forcejeó con ellos, pero entonces uno le disparó a quemarropa.


Cuando la ingresaron a Emergencias del Regional, ya había dejado de existir. Por eso, ante una situación similar, lo mejor es dejar que los ladrones se lleven todo, porque los bienes materiales pueden comprarse de nuevo, pero la vida no.


Lamentablemente, los criminales que le dispararon a la mujer, así como aquellos que atacaron a Axel, siguen libres. Y están dispuestos a todo, incluso hasta de matar, si alguien se atreve a plantarles cara. 

Banner Publicitario Banner Publicitario