Publicado: 11/08/2017
Salaverry: Sicarios matan a ex preso a una cuadra de su casa
Criminales serían menores de edad y escaparon en una moto. Fallecido estuvo en El milagro por traficar con drogas.
Compartir Compartir
La Policía arribó al lugar para indagar sobre el crimen.

Las calles del Alto Salaverry se convirtieron el miércoles en escenario de un nuevo crimen. Esta vez, la víctima fue un exreo que aguardaba en un paradero para venir a Trujillo, a una cuadra de su vivienda.


Su nombre era Luis Alejandro Rivera Reyes, tenía de 47 años y hace apenas dos meses había recuperado su libertad. Tras cumplir su condena, abandonó los pabellones de El Milagro y regresó a su hogar con una nueva oportunidad para rehacer su vida, pero unos hampones, al parecer menores de edad, frustraron sus planes al acabar matarlo de tres disparos.

 

CON ANTECEDENTES 


Según sus familiares, Rivera pasó diez años recluido en la penitenciaria trujillana por el delito de tráfico ilícito de drogas. Además lo procesaron por robo agravado, pero que, ni bien le abrieron la puerta del penal, empezó a trabajar como obrero de construcción civil, y en ciertas oportunidades como vigilante. De este modo dejaron en claro que ya no vivía al margen de la ley.


Lo cierto es que a las 10 a. m. salió de su casa, situada en la manzana B, lote 25 del Alto Salaverry, rumbo a Trujillo.


Cuando se despidió de su familia, vestía un pantalón rojo, polo blanco y zapatillas negras; cargaba además una bolsa negra y un balde. Llegó a la esquina de las calles San Martín y La Mar, cerca del paradero 12, y se sentó sobre una piedra mientras aguardaba la combi que lo traería a la ciudad.

 

CRIMEN


Pero la muerte llegó por él en tales circunstancias Cuidando de no ser descubiertos, dos individuos con apariencia de adolescentes se le acercaron y le dispararon por la espalda. Luego corrieron hacia una motocicleta y escaparon a toda prisa.  


El exreo falleció en cuestión de segundos. Recibió dos balas en la cabeza y una en la espalda; quedó tendido sobre el suelo, boca abajo.


Los efectivos de la comisaría de Miramar arribaron poco después al lugar. El cuerpo fue cubierto y el lugar acordonado. También llegaron los agentes de la sección de homicidios de la División de Investigación Criminal (Divincri) de Trujillo.


Banner Publicitario Banner Publicitario
Dejanos tu comentario
.:. La Industria .:.

Nick:


Comentario: