Publicado: 16/07/2017
Aseguran que le robaron hasta los muebles de su sala a Galindo
Su hermano Alfredo asegura que también se llevaron costosos cuadros al óleo, lámparas y mobiliario de cocina
Compartir Compartir
Richard Wilfredo Coba Peralta quiso llevarse las joyas.

Alfredo Galindo acusó directamente a su primo, Richard Wilfredo Coba Peralta, de haberse apoderado del dinero de su hermano, tras el asesinato de este. 


“Después de la muerte de William, se compró casas, departamentos, autos y hasta abrió un lujoso restaurante en la plaza de armas de Cajamarca. Con qué dinero, si antes no tenía ni para el micro”, dijo. 


Además lo acusa de haber limpiado la escena del crimen y de haberse apoderado del arma y las joyas de oro de William. 


“Richard Coba ingresó al departamento de mi hermano después de su muerte y se encargó de desaparecer todas las pruebas, como los casquillos de bala. Limpió toda la escena del crimen para obstaculizar el trabajo de la policía. Le quitó a mi hermano los diez anillos de oro que tenía en cada uno de sus dedos, sus pulseras y collar de oro; esto, junto a otros objetos de valor, lo metió al un morral que también le robó, y se lo colocó”, aseguró el letrado.


No contento con ello, Coba Peralta, luego del entierro del William,viajó a Lima e ingresó al departamento de los padres de Alfredo y se robó todos los objetos de valor. Luego desapareció. No se puede precisar el monto de lo sustraído. 


Lo peor de todo es que, según el abogado, todo no quedó allí: a William también le jugaron sucio algunos vecinos de su condominio, que ingresaron a su departamento y se llevaron cosas valiosas. Para ello destrozaron la puerta y luego la tapiaron con ladrillo.  


“Robaron todos los muebles de lujo, valiosos cuadros, juegos de comedor, dormitorio, cocina, lámpara, pinturas de óleo, etc., todo valorizado en más de 40 000 dólares”.  


LO DEFIENDE 


Por su parte, Wilder Teatino Ticlio, abogado de Richard Wilfredo Coba Peralta, asegura que hasta en tres oportunidades su defendido ha pasado por la Fiscalía hasta en tres ocasiones, y en cada una de ellas el caso fue archivado pues no se encontraron indicios suficientes que lo vinculen directa o indirectamente con el crimen.


“Se abrió nuevamente la investigación solo por las declaraciones de un testigo con código de reserva, una persona que se declara como autor material y que fue contratada por dos personas,  pero no menciona en ningún momento al señor Richard Coba Peralta. También acusa a otras dos personas como autoras intelectuales, pero tampoco habla de mi patrocinado”, asegura el defensor. 




Banner Publicitario Banner Publicitario
Dejanos tu comentario
sun: cosas oscuras y oscuras quedaran

.:. La Industria .:.

Nick:


Comentario: