Publicado: 21/04/2017
‘Chinasho’ habría disparado a mujer en La Hermelinda
Deudos acusan a su exmarido de haberle pagado a sicario, pero este se dice que no tiene nada que ver
Compartir Compartir
Graciela Laily Japa León cuando todo era belleza y felicidad.
Totalmente conmocionada, sin poder dejar de llorar, ha quedado la hija de Graciela Laily Japa León (34), la comerciante de La Hermelinda que fue cruelmente asesinada el martes. De solo 16 años, la menor presenció el instante en el que un sicario le disparó a su madre, en el concurrido centro de abastos.


Aproximadamente a las seis de la tarde, el criminal y otro individuo más esperaron que Graciela cierre su puesto para atacarla. La abordaron cuando había avanzado ya 50 metros hacia el paradero, donde tomaría un micro para regresar a su vivienda, en La Esperanza. El que empuñaba la pistola le disparó tres veces, y las tres apuntó a su cabeza.


Perpetrado el crimen, ambos delincuentes escaparon caminando por los pasillos del mercado como si nada hubiese pasado. Es preciso mencionar que el asesinato tuvo lugar en la avenida Unidad, cerca del sector de los choclos.


Luego de recibir los disparos, Graciela fue llevada de inmediato al Hospital Víctor Lazarte, pero perdió la vida en el camino. Cuando la policía llegó a La Hermelinda para indagar sobre lo ocurrido, descubrieron que junto a ella había sido evacuado también un hombre de 25 años de nombre Cristhian Andrés Salomé Fernández (25).


A Salomé lo llevaron al Hospital Regional. Es poco lo que se sabe de él, pero se cree que una bala perdida lo alcanzó y lo dejó malherido. 


EXTRAÑO COMPORTAMIENTO 


Lo que ha llamado la atención de los deudos es que, segundos antes del asesinato, la adolescente se apartó de Graciela porque una tía por parte de su padre le hizo señas. “Ven un momento”, le dijo. La mujer en cuestión es también comerciante, dueña de otro puesto de abarrotes situado cerca.


Apenas la menor se separó de su madre, el homicida abrió fuego. “Parece que el asesino no quería dañarla a ella”, comentaron, deslizando una posible complicidad.


Los hermanos, primos y tíos de Graciela Japa señalan, como el principal sospechoso del crimen, a Johnny Polo Escobar, su exmarido.


“Todo el tiempo la hostigaba; quería que regrese con ella, la llamaba, le mandaba mensajes y hasta la amenazaba. Hacía esto a pesar de que hace tres años la botó de la casa para que inicie una relación con otra mujer. Pero ella no estaba dispuesta a darle una nueva oportunidad”, sostuvo Cristian, hermano de la fallecida.


La mañana de ayer, mientras los familiares de la comerciante esperaban en la morgue la entrega del cadáver, se produjo un altercado entre ellos y Polo Escobar, a quien le pidieron que se retire porque lo consideran responsable.


Polo, sin embargo, negó haber participado en la muerte de la madre de su hija. “Siempre la respeté y le tenía mucha estima”, dijo.


“Por la forma en que la mataron, no me cabe duda de que el móvil es pasional. Quizá fueron los celos de una pareja de ella. Espero que las investigaciones permitan saber las razones exactas de su muerte y se capture a los autores materiales e intelectuales del asesinato”, agregó.

Banner Publicitario Banner Publicitario
Dejanos tu comentario
.:. La Industria .:.

Nick:


Comentario: